cimacnoticias
periodismo con perspectiva de género
martes 15 de octubre de 2002
búsqueda de noticias
información
página principal
noticias por día
noticias por tema
       
La sociedad exige se cumplan las recomendaciones de la CIDH
Aumenta la lista de feminicidios en Ciudad Juárez

Miriam Ruiz cimac | México, DF

La comunidad internacional se mantiene atenta para que el gobierno mexicano cumpla las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a fin de que se detengan los feminicidios de Ciudad Juárez; sin embargo, el número de mujeres asesinadas aumenta y el gobierno de Chihuahua se pone a la defensiva.

Durante la semana que pasó, un esqueleto más, por lo menos, fue encontrado. El miércoles, las autoridades de Ciudad Juárez informaron que habían hallado dos osamentas, relata vía telefónica la directora de Casa Amiga, Esther Chávez.

“Se alarmaron porque uno de los casos tenía las mismas características que los de los años anteriores: en apariencia la víctima tendría entre 15 y 17 años y la habían encontrado en ropa interior.”

El jueves, continúa la ganadora del reconocimiento María Lavalle Urbina por su activismo en la ciudad fronteriza, el procurador Jesús José Solís Silva (El chito Solís) aclaró que solamente habían hallado un esqueleto y que probablemente no era un crimen serial.

Esther Chávez conoce de sobra que las autoridades chihuahuenses se desdicen sobre estos crímenes. “Acaba de pasar un caso: encontraron una mujer violada y muerta en ropa interior, dieron la voz de alarma y después dijeron que murió por una sobredosis.”

Al parecer la familia, primero denunciante, decidió callarse después de que las autoridades les ofrecieran dinero. El procurador anunció que trabajaba en un bar, pero lo cierto es que laboraba en una maquila.

Esther Chávez sigue de cerca desde hace una década las acciones de la justicia para las mujeres que mueren violentamente en Ciudad Juárez, donde el tejido social cada vez es más laxo. Ella considera que entre los más de 280 crímenes reconocidos como feminicidios, 89 guardan las características de un crimen serial.

En el 2002 habrían descubierto cuatro crímenes seriales, según un recuento elaborado por el Grupo 8 de Marzo de Ciudad Juárez.

En enero 25, unos niños encontraron un cuerpo en las faldas del Cerro Bola. Merced Ramírez Morales, trabajadora de la maquila Admeco, había muerto luego de una violación y golpes que le destrozaron la cara, mientras pensaba en la suerte de su hija de 13, y otro de 8 años de edad, a quienes dejó en la orfandad.

Ocho meses y una recomendación de la CIDH después, el 23 de septiembre apareció una osamenta femenina a la entrada del Parque Industrial Juárez, con una bata azul de la maquiladora Fasco: también encontraron su ropa interior, sus aretes de fantasía y uno de sus zapatos con suela de goma.

Podría ser Verónica Martínez Hernández, según la declaración de la fiscal especial para los crímenes de mujeres, Angela Talavera.

Al día siguiente, un hombre descubrió otro cuerpo al lado de una terracería, en el Camino viejo a San José: era el de Erika Pérez, de 29 años, según consignaba la credencial de elector que encontraron. El pantalón y su pantaleta estaban debajo de las rodillas; la blusa, arriba de los senos.

El procurador Jesús José Solís Silva declaró que no fue atacada sexualmente y que murió por sobredosis; y que no trabajaba en una maquila, sino en un bar.

El riesgo de morir violentamente para las ciudadanas de Juárez no acaba con los asesinos seriales. Desde enero hasta el día de hoy 30 mujeres han sido asesinadas: desde los tres años hasta los 73 años de edad.

Según el recuento del Grupo 8 de Marzo, 11 mujeres fallecieron por causa de la violencia intrafamiliar, ocho por presuntas ejecuciones o víctimas aleatorias de pleitos entre pandillas; una murió por sobredosis, dos profesionistas por insultar a sus victimarios y el resto por presuntos asaltos o causas indeterminadas.

El sábado pasado la sociedad organizada de Ciudad Juárez se reunió en el kilómetro 20, sitio donde se localizaron los primeros cadáveres en 1993, con la intención de celebrar una misa ecuménica donde participaron el sacerdote católico Salvador Magallon, el episcopal John Zacritz y el pastor presbiteriano David McGown.

Ése fue el primer acto público con miras al 25 de noviembre (día internacional contra la violencia hacia las mujeres), fecha en la que se espera la visita de dos altas funcionarias de la ONU: Noeleen Heyzer, directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem) y Radhika Coomaraswamy, relatora especial sobre violencia hacia la población femenina en el mundo.







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.