cimacnoticias
periodismo con perspectiva de género
miércoles 26 de febrero de 2003
búsqueda de noticias
información
página principal
noticias por día
noticias por tema
       
Piden otra visita de la relatora de derechos de la Mujer
Grupos civiles de México presentan a la CIDH informe sobre feminicidio en Ciudad Juárez

Miriam Ruiz, enviada cimac | Washington

Indiferencia de las autoridades ante la desaparición de unas mil mujeres, deficiencias en las pesquisas sobre los asesinatos de más de 290 de ellas, falta de investigaciones objetivas y científicas y cambio constante de los encargados de las averiguaciones, figuran entre las fallas que mantienen en la impunidad la violación y muerte de cientos de mujeres en Ciudad Juárez, informaron hoy aquí grupos civiles mexicanos.

En el recinto de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en la capital estadounidense, integrantes de la Campaña Alto a la Impunidad: Ni una Muerta Más, que aglutina a una decena de organizaciones y redes mexicanas, presentaron a la comisión un balance de las deficiencias en las investigaciones del feminicidio en Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos.

Las activistas mexicanas solicitaron la realización de un foro sobre protocolos de investigación forense, que se gestione una segunda visita de la relatora de Derechos de la Mujer, Martha Altolaguirre, quien visitó Ciudad Juárez en febrero del 2002, para entrevistarse con familiares y funcionarios tanto estatales como federales.

También pidieron que se establezcan mecanismos de alerta y sobrevigilancia de las zonas más peligrosas en Ciudad Juárez para proteger a las potenciales víctimas y a los actuales activistas, así como recursos económicos para la prevención.

EL PROCURADOR PRESENTE EN LA AUDIENCIA

En la audiencia, en la que participó el procurador de Justicia de Chihuahua, José Jesús Silva Solís, presidida por la Relatora de la Mujer de la CIDH, Marta Altolaguirre, las activistas mexicanas pusieron como ejemplo el caso de las jóvenes desaparecidas, a quienes no se les abre una averiguación previa por presunto secuestro.

El argumento de las autoridades para no actuar es que ellas salieron de sus hogares por voluntad propia, pese a que las integrantes de la campaña han podido establecer que las jóvenes desaparecidas salieron de su casa sin dinero, ropa o identificaciones que sugieran su intención de salir de la ciudad.

Ello aumenta la impunidad en los homicidios porque hay evidencias de que las mujeres asesinadas vivieron hasta 10 días privadas de su libertad, el mismo lapso que la policía juarense solicita a los familiares esperar antes de levantar una denuncia, destaca el documento presentado en el salón Colón por Adriana Carmona y Silvia Aguilera, de la Comisión Mexicana para al Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) y Lidia Alpízar de la Red de Jóvenes Elige

No existen investigaciones objetivas y científicas que permitan Identificar a los responsables, su forma de operar y los posibles móviles de los homicidios. Un ejemplo de ello es la falta de un Laboratorio de ADN en el estado de Chihuahua, hecho que originó la recomendación 44/98 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, hasta ahora sin respuesta, agrega el escrito.

Las integrantes de la campaña subrayaron además que desde el inicio de la investigaciones en 1994 han sido cambiados tres veces los procuradores de justicia de Chihuahua y han sido nombrados seis fiscales especiales.

Llamaron la atención sobre el creciente clima de hostigamiento hacia las mujeres de la sociedad civil en Ciudad Juárez, quienes han sido acusadas por el procurador Silva Solís de lucrar económica y políticamente con el caso, en tanto que otras han sido amenazadas para abandonar esa lucha.

SIGUEN APARECIENDO CUERPOS...

Según un estudio hemerográfico de la campaña, desde la anterior audiencia de la CIDH sobre el caso han sido encontrados 12 cuerpos más de mujeres asesinadas, las más recientes fueron halladas la semana pasada en las inmediaciones del cerro del Cristo Negro, identificadas como Esmeralda Juárez Alarcón, quien estudiaba en la escuela ECCO de computación, como otras víctimas, Violeta Mabel de 18 años y Juana Sandoval de 17, así como una menor, de seis años de edad.

En su oportunidad, Rosario Acosta integrante de la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa, integrada por familiares de las víctimas, expuso el clima de hostigamiento hacia las activistas. Acosta participa en una mesa técnico jurídica diseñada para la revisión de expedientes de las jóvenes desaparecidas.

“Era imprescindible estar aquí, señaló, porque es el único lugar en el que confiamos se haga justicia a nuestras hijas y se recuperemos así nuestras vidas,” dijo ante los tres comisionados de la CIDH.

La audiencia sobre el feminicidio en Ciudad Juárez tiene lugar en el marco del 117 Periodo de Sesiones de la Organización de Estados Americanos, organismo al que pertenece la CIDH.

Se calcula que más de 290 mujeres han perdido la vida en Ciudad Juárez desde 1993, generalmente jóvenes trabajadoras de la maquila que son asesinadas después de ser violadas y mutiladas. También se estima que puede haber hasta mil mujeres desaparecidas en la ciudad fronteriza.

MR/MEL







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.