cimacnoticias
periodismo con perspectiva de género
viernes 18 de julio de 2003
búsqueda de noticias
información
página principal
noticias por día
noticias por tema
       
¿Mitomana o luchadora incansable?
Arrojan pesquisas dos versiones de Digna Ochoa

Miriam Ruiz cimac | México, DF

Una Digna Ochoa sobreviviente de una infancia terrible, creció para exagerar y mentir sobre su compromiso con los derechos humanos, entre su paranoia y neurosis obsesiva planeó con tiempo un simulacro de suicidio con el que se llevó también el prestigio de colegas y amigos.

La otra Digna, fue una luchadora incansable y marcada por la persecución en la defensa de los derechos humanos de los que menos tienen en México, particularmente luchadores sociales enfrentados con el Ejército.

Al final de la investigación policiaca, --la verdad como rezan los Expedientes Secretos X, está allá afuera.

La hermana dominica Digna Ochoa se suicidó, concluyen los 38 tomos del expediente que aparecen anotados en una gran libreta sobre el escritorio de la fiscal especial Margarita Guerra –sucesora en el cargo de Renato Sales Heredia-- con 300 declaraciones, inspecciones oculares y documentos al por mayor, incluyendo dos perfiles psicológicos aprobados y uno eliminado por falta de una firma.

Además de las pruebas que la Fiscalía Especial califica como irrefutables, pesa el perfil psicológico, elaborado postmortem por una prestigiosa asociación psicoanalítica que describe los rasgos de neurosis obsesiva y paranoides de la abogada nacida en Misantla, Veracruz, que nunca fue agente del MP, ni fue secuestrada en su tierra natal, como lo expresó públicamente.

La otra, recibió el premio Espíritu Perdurable de Amnistía Internacional en Estados Unidos, la Medalla Roque Dalton, el Premio de Amnistía Internacional, otro más que le otorgó la Asociación de Derechos Humanos de la Barra de Abogados de Nueva York y el premio Sergio Mendez Arceo de Derechos Humanos, de manera póstuma y en conjunto con la organización internacional Católicas por el Derecho a Decidir.

La investigación de la fiscalía habría desmontado la periodicidad en las conductas de Ochoa y Plácido, a quien todo lo importante: cambios de trabajo, cumpleaños importantes y amenazas de muerte, ocurrían en los meses de agosto u octubre, al estilo de los asesinos seriales.

De acuerdo al registro de la Comisión de Derechos Humanos, ella habría sido amenazada el siete, el 10 de agosto y el 16 de octubre del 2001.

A reserva de que sean investigados por quien corresponde --la Procuraduría General de la República (PGR)—la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal habría avizorado que las amenazas en torno a su persona y sus colegas, podrían haber sido escritas por una misma persona. Quizá por ella misma.

La defensora de derechos humanos, por otro lado, con un carácter que se sabía que iba de lo tímido a lo explosivo, se habría enfrentado sola o en equipo –como suelen trabajar las organizaciones de derechos humanos—al mismo oscuro poder que sabe desaparecer personas y evidencias con una limpieza impecable.

Margarita Guerra y Tejada hizo notar a un grupo de periodistas que Ochoa y Plácido carecía de un expediente propio en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) porque su trabajo era tangencial, consistiendo únicamente en presentar escritos o asistir a diligencias menores. En realidad, pese a lo que siempre dijo Ochoa, “nunca intervino en asuntos que le representaran peligro.”

Sobre esta mujer, que habría tenido un romance con un hombre casado alguna vez, Amnistía Internacional dijo al mundo el 19 de octubre del 2001 “que el aniversario de su homicidio es un momento ideal, aunque doloroso, para recordar la notable contribución que Digna Ochoa hizo a la protección de los derechos humanos en México.”

AI destacó entonces su contribución “con sus constantes esfuerzos por obligar a las autoridades a investigar las violaciones de derechos humanos y poner a sus autores a disposición judicial.”

Una Digna estaba marcada por el desamor familiar y las relaciones tormentosas. La otra, nació bajo el signo del Viento Eléctrico en el horóscopo maya, lo que la puso al servicio de comunicar el espíritu, activar el aliento y transformar el mundo, al tener como guía al Enlazador de Mundos.

2003/MR/MEL







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.