cimacnoticias
periodismo con perspectiva de género
martes 22 de julio de 2003
búsqueda de noticias
información
página principal
noticias por día
noticias por tema
       
Se necesitaron 10 años y más de 300 muertas...
Intervención federal tardía en Ciudad Juárez

Román González cimac | México, DF

La violencia y la impunidad han marcado los asesinatos de mujeres en la localidad fronteriza de Ciudad Juárez, Chihuahua, más de 300 desde 1993 según cifras extraoficiales, pese a ello y hasta hoy la administración que preside Vicente Fox anunció la intervención del gobierno federal en el feminicidio.

La historia de las mujeres asesinadas comenzó hace más de 10 años y hay pocos avances en las investigaciones mientras continúan apareciendo cuerpos de mujeres, incluso de niñas, mutiladas, ultrajadas, torturadas.

En ese lapso ha habido dos gobernadores -Francisco Barrio Terrazas, del Partido Acción Nacional (PAN), recién elegido diputado federal, y Patricio Martínez, actual gobernante, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Hoy, en esa ciudad fronteriza, como parte del Programa Nacional de Seguridad Pública, será anunciado el inicio de un plan de acción integral de tipo preventivo y en pro de los derechos humanos de la población femenina de esa localidad, que colinda con Estados Unidos.

Mucho antes del inicio de la administración federal actual, el esclarecimiento del feminicidio en Ciudad Juárez ha sido una demanda permanente de la sociedad civil, cuya gravedad ha llevado a recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), anta la falta de respuesta de las instancias responsables nacionales.

La cifra de mujeres asesinadas ha variado dependiendo de la fuente de información, sobre todo porque se carece de datos oficiales e informes puntuales sobre el estado de las investigaciones. Sin embargo cifras extraoficiales indican más 300 mujeres víctimadas.

PETICIONES SIN RESPUESTA

En noviembre del 2001, integrantes de partidos políticos, activistas y líderes sociales exigieron que la Procuraduría General de la República (PGR), se hiciera cargo de las investigaciones de los crímenes de mujeres.

Esta era la segunda ocasión en que las organizaciones de mujeres solicitaban a la PGR la atracción del caso, la primera fue hecha por las diputadas federales de la Comisión de Equidad y Género de la LVII legislatura en mayo de 1998.

El propio titular del PGR, Rafael Macedo de la Concha se negó en forma persistente a hacerlo. El 13 de diciembre de 2001, el procurador desmentía que el caso de los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, iba a ser atraído por la dependencia a su cargo.

Macedo de la Concha descartó entonces la existencia de elementos que pudieran establecer la posibilidad de atraer el caso al ámbito federal, porque, insistía “la ley es muy clara en ese sentido”, aunque afirmó su disposición de continuar apoyando a las instancias locales.

Recientemente, el encargado de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes, afirmó que el gobierno federal es el responsable de garantizar el respeto de los derechos humanos y de esclarecer los asesinatos de mujeres.

Anunció que en agosto próximo presentará un informe preliminar sobre el avance de las pesquisas y a finales del año dará a conocer el informe final junto con la recomendación de los tres niveles de gobierno, federal, estatal y municipal.

LA PRESION INTERNACIONAL

En marzo de 2002, la CIDH consideró que existe ineficiencia, imparcialidad y negligencia por parte de las autoridades estatales y federales para resolver los asesinatos de mujeres en esa ciudad fronteriza.

Un año después, la relatora de la CIDH para la Mujer, Marta Altolaguirre, aseguró que el gobierno federal mexicano está obligado a participar de manera plena y urgente en el esclarecimiento de los asesinatos, en los que persiste la impunidad.

En julio de 2002, la alta comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU), Mary Robinson, solicitó a Fox mayor presión de las autoridades federales para la resolución de "los varios cientos de mujeres asesinadas o desaparecidas en Ciudad Juárez; situación muy preocupante porque son mujeres muy vulnerables, muchas de ellas migrantes".

Al reunirse Robinson con Vicente Fox y el canciller, en ese entonces, Jorge Castañeda, hablaron sobre la impunidad en los asesinatos de más de 300 mujeres en Ciudad Juárez, denuncia que conoció desde su primera visita a México en noviembre de 1999.

De acuerdo con la declaración de la exmandataria de Irlanda, el gobernante mexicano le explicó que es un asunto de jurisdicción estatal.

¡¿COMPROMISO CON LAS MUJERES¡?

El sábado 8 de marzo de 2003, el presidente de México, Vicente Fox Quesada se negaba, en el Día Internacional de la Mujer, a llevar el caso de casi 300 mujeres asesinadas en Ciudad Juárez al ámbito federal, ya que para él es un asunto de “competencia local”.

Con su negativa, el mandatario ignoró las demandas de las madres de las víctimas, organizaciones civiles nacionales e internacionales, así como partidos políticos para que el caso fuera atraído por la PGR ante la incompetencia de la justicia de Chihuahua para resolver los crímenes, esclarecer la desaparición de unas mil mujeres y evitar que continúen los asesinatos.

En un discurso con motivo del Día Internacional de la Mujer, en el Colegio de Arquitectos de México, Fox calificó los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez como “un acto de barbarie que merece todo nuestro repudio y atención”, no obstante, se negó a atraer el caso al ámbito federal al ratificar que “es responsabilidad constitucional del gobierno del estado de Chihuahua”.

El mandatario reiteró el compromiso de “cooperar sin reserva” con las autoridades de Chihuahua, aportándoles los recursos humanos y materiales necesarios a fin de que se entreguen resultados de las investigaciones.

En mayo de este año, la PGR atrajo 14 casos bajo la línea de investigación de tráfico de órganos, que sin embargo, algunos especialistas consideraron que difícilmente se podría probar.

Madres de las jóvenes asesinadas o desaparecidas, revelaron que la atracción de 14 casos por la justicia federal sería inútil para aclarar los homicidios, pues en un plantío de algodón se hallaron únicamente osamentas, al igual que en dos de los casos de la colonia Anapra, sin que existieran reportes de ausencia de órganos.

Las causas de los homicidios pueden tener relación con el narcotráfico, ritos de corte satánico y conductas psicóticas de jóvenes poderosos en la ciudad, como lo sugiere el periodista Sergio González en su libro Huesos en el Desierto.

2003/RGL/MEL







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.