cimacnoticias
periodismo con perspectiva de género
martes 24 de junio de 2003
búsqueda de noticias
información
página principal
noticias por día
noticias por tema
       
Recreación en el Auditorio Vicente Guerrero de la UAM
Una hora de horror en Las Mujeres de Ciudad Juárez, monólogo de Cristina Michaus

Silvia Magally cimac | México, DF

Un reclamo, un grito de desesperación, el recuento de los daños, la impunidad, el desinterés gubernamental, las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, el sufrimiento de sus familias, la complicidad policíaca y la indiferencia ante la muerte, fueron descubriéndose poco a poco en una hora de horror del monólogo Las Mujeres de Ciudad Juárez, escrito y actuado por Cristina Michaus.

Con lleno total, esta vez no en el foro de Coyoacán, donde la obra se presenta desde hace seis meses, sino en el auditorio Vicente Guerrero de la Universidad Autónoma Metropolitana, los estudiantes vivieron el horror del crimen a través de esta recreación.

¿Qué ha pasado con las investigaciones?, preguntó desde el escenario Cristina Michaus, transformándose una y otra vez en víctima, victimario, madre, autoridad y también en la muerte alegre que sigue cobrando víctimas.

Las voces de descrédito no dejaron de escucharse: “Se lo merecían por llevar una doble vida”, pero también los reclamos por las “barbaridades cometidas contra ellas por el sistema de justicia, como si las volvieran a matar”.

No faltó lo que la gente piensa: “Dicen que los policías las usaban para sus orgías” ni las acusaciones al gobernador de Chihuahua, Patricio Martínez, por no poner coto al estado de ingobernabilidad que priva en Ciudad Juárez.

Michaus caracterizó a las madres angustiadas a las que sólo se les entregaron bolsas con los restos de quienes les aseguraron fueron sus hijas y algunas de sus pertenencias. La desolación de los padres que perdieron el interés por la vida y las historias de muerte que datan desde 1993 fueron apareciendo en esta función de la vida real.

Al final vino la más grave de las acusaciones. El culpable, la brutalidad llamada impunidad, y la invitación a mirarte en el espejo y a no sorprenderte al descubrir a un cómplice de estas muertes.

El escenario se trasladó al patio central del plantel donde se escucharon los gritos de jóvenes estudiantes al escenificar la muerte de las de Ciudad Juárez en un gran tapete en el que yacían los cuerpos inertes.

Después del dolor actuado, vendría el real, cuando entre sollozos, las jóvenes estudiantes se abrazaron como cierre final de esta representación y en homenaje a quienes aún no se les hace justicia.

2003/SM/AR







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.