cimacnoticias
periodismo con perspectiva de género
jueves 13 de marzo de 2003
búsqueda de noticias
información
página principal
noticias por día
noticias por tema
       
Y la Cámara de Diputados se volvió femenina
Domina Parlamento de Mujeres feminicidio en Ciudad Juárez

Rafael Maya cimac | México, DF

La sesión inaugural del Parlamento de Mujeres de México 2003 (PMM) se caracterizó por la exigencia al presidente Vicente Fox, para que respete los derechos de la población femenina.

Ello pese a los intentos de conciliación y los llamados a la “crítica constructiva” de la presidenta de la Asociación Nacional Cívica Femenina (Ancifem), Guadalupe Arellano Rosas.

Ante un Salón de Plenos repleto en la Cámara de Diputados, dirigentes de organismos civiles de mujeres y legisladoras y legisladores arremetieron --pese a la negativa presidencial-- con la exigencia interminable de que el gobierno federal asuma directamente el esclarecimiento del asesinato de más de 300 mujeres en Ciudad Juárez.

Casi con una hora de retraso, pues el PMM comenzó al filo de las 11:00 horas, la presidenta de la Comisión de Equidad y Género de la Cámara baja, y anfitriona del evento, Concepción González Molina, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), abrió la ronda de participaciones en tribuna y no dejó pasar el tema, que seguramente predominará en el evento, del aberrante feminicidio en la ciudad fronteriza.

Y lanzó la advertencia: “No nos vamos a quedar cruzadas de brazos ante un gobierno federal que rehuye” atraer las investigaciones de los homicidios de mujeres. Vestida de rojo intenso y alzando la voz, la diputada sobresalía del resto de las integrantes del presidium, ataviadas sobriamente para la ocasión.

Pero definitivamente quien se llevó las palmas, fue la coordinadora de relaciones interinstitucionales de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), Pilar Sánchez, quien retadora, fustigó a Vicente Fox por su “falta de voluntad política” al negarse a atraer al fuero federal el caso Ciudad Juárez.

OMISIONES

Como si supiera de antemano que Pilar Sánchez iba a estar incendiaria en su discurso, la presentadora de las oradoras, la diputada del Partido Acción Nacional (PAN), Silvia América López Escoffie, omitió mencionar (¿a propósito?) que la activista provenía de CDD.

Eso provocó la protesta de su tocaya, Pilar Muriedas, presidenta de Salud Integral Para la Mujer (Sipam). “¿De qué organización es?”, gritaba desde el “corralón de prensa”, para exigir que López Escoffie dijera el nombre de Católicas por el Derecho a Decidir, organización de mujeres valientes que sin abandonar sus creencias pugnan por el libre albedrío de la mitad de la población (nada más), a optar por la maternidad.

Un grupo de mujeres vestidas de negro y con carteles clamó justicia, en tanto Pilar Muriedas le remarcaba a Fox que compromisos internacionales a favor de las mujeres, le obligan a detener y esclarecer de una vez por todas la violencia de género en Ciudad Juárez.

Y como si de repente el mundo se hubiera vuelto al revés, la Cámara de Diputados --dominada cotidianamente por legisladores “machines”-- se hizo femenina, y cerca de mil mujeres entre activistas, académicas, y las propias diputadas y senadoras alzaron sus manos y dieron muestra de su poder de consenso, para decir “¡no a la guerra!” de Estados Unidos contra Iraq.

Los aplausos de todas las asistentes que se pusieron de pie, se deben haber escuchado hasta el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, a pesar de que una que otra legisladora panista y la presidenta de Ancifem, Guadalupe Arellano, como que dudaron para manifestarse abiertamente por que México vote contra la guerra.

EL DIA DE LA SUBLEVACIÓN

“Las mujeres se sublevan”, fue el comentario un tanto irónico de un reportero acostumbrado a esperar la declaración elocuente, y por tanto vacía, de alguno de los “famosos” políticos varones.

La calma volvió, y fue el turno de Patricia Espinosa, la duramente criticada presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres, por su supuesta falta de compromiso “apartidista” con las mujeres, a decir de numerosas ONG feministas.

Ese espíritu crítico no lo manifestaron las asistentes al PMM 2003. Por el contrario, aplaudieron la demanda de Espinosa para que los gobiernos federal y de Chihuahua “colaboren” en el caso Ciudad Juárez. Nótese que no hubo exigencia de atracción al fuero federal de parte de la titular del Inmujeres.

Y más aplausos hubo para Patricia Espinosa cuando hizo el recuento de sus actividades a favor de la población femenina, y cuando dijo que el Inmujeres tiene un “apego irrestricto a la transparencia en la rendición de cuentas”.

Fue como si las parlamentarias hubieran olvidado el escándalo en el que está envuelto el instituto, por sus presuntos malos manejos financieros y presupuestales en 2002, y que fueron reportados por la Auditoría Superior de la Federación.

Habrá que ver si las participantes del PMM 2003 “olvidan” otros asuntos que pudieran perjudicar a la población femenina, o si “se ponen las pilas” y llegan a acuerdos contundentes entre hoy y mañana para combatir la aún persistente inequidad y discriminación hacia el género femenino en México.

RM/MEL







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.