cimacnoticias
periodismo con perspectiva de género
viernes 14 de marzo de 2003
búsqueda de noticias
información
página principal
noticias por día
noticias por tema
       
Obligación social de denunciar
La indiferencia social es cómplice del feminicidio en Juárez

Soledad Jarquín Edgar, corresponsal cimac | Oaxaca

La inmovilización social es el peor tipo de violencia que se puede ejercer pues no reconoce como suyas a las mujeres asesinadas y violentadas, sostuvo la investigadora Concepción Núñez Miranda, al referirse al asesinato de casi 300 mujeres en Ciudad Juárez.

Entrevistada luego de participar en el Quinto Encuentro de la Red de Género en Educación, realizada esta semana en Ciudad Juárez, Chihuahua, la académica oaxaqueña señaló la “obligación social de denunciar, alimentar la memoria colectiva y no permitir que una amnesia global nos haga olvidar el valor que tiene la vida”.

Para ello propuso la inclusión de las mujeres en todos los procesos, su participación real de la democracia, ya que mientras más antidemocrática sea la sociedad, se desarrollará en mayor medida el autoritarismo y la misoginia, advirtió.

Sólo mediante nuestra inclusión evitaremos que más mujeres, familias completas y el país entero continuemos viviendo en la tragedia, en el sufrimiento y en la vergüenza que implica la violencia institucionalizada que se practica sobre nosotras, dijo.

En su análisis Globalización de la Violencia, Patriarcado y Misoginia, Núñez Miranda afirma que en América Latina las clases sociales se han polarizado y la riqueza se encuentra en pocas manos mientras más de 100 millones de seres humanos viven en pobreza extrema.

Ello obedece al modelo económico impuesto por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial del Comercio cuyas consecuencias están a la vista de los que quieran ver: mayores índices de pobreza, desempleo, desigualdad social, corrupción, inseguridad, delincuencia, violencia, crimen organizado.

La catedrática e investigadora de la Universidad Pedagógica Nacional señala que en este contexto, la violencia se vuelve una institución y se apodera de todos los espacios de la vida cotidiana, la familia, la escuela o el Estado.

VIOLENCIA PATRIARCAL

Pero una de las peores formas de violencia es la que se ejerce contra las mujeres, la violencia patriarcal cuya manifestación más aberrante la encontramos en la misoginia, el odio que algunos hombres sienten hacia las mujeres, continuó.

La también integrante del Grupo de Estudios sobre la Mujer Rosario Castellanos, explica que concebir a las mujeres como inferiores y excluirlas socialmente se debe a una desigualdad de género y al simbolismo individual y colectivo que las considera como objetos a disposición del hombre.

Las estructuras de dominación son reproducidas por los hombres con la violencia física y simbólica y por instituciones como la familia, iglesia, escuela y Estado, “que conforman la sociedad capitalista globalizada y se nutren de valores y normas establecidas en las que impera la doble moral y la simulación”, subrayó.

A diario los medios de comunicación locales o nacionales informan sobre niñas y mujeres violadas o golpeadas hasta el cansancio, o denuncias de familias de mujeres desaparecidas, encontradas más tarde mutiladas o torturadas en los desechos de los muladares o jamás encontradas, recordó.

Sin duda, es difícil entender la misoginia perversa y jactanciosa que atraviesa el territorio nacional y cómo esta incrementa la subcultura de la violencia, dijo.

Frente al feminicidio pregunta ¿cuántas imágenes más de padres y madres, de hermanas y hermanos llorando por sus hijas debemos ver en los medios para haya justicia? Para que los responsables sean juzgados por los crímenes cometidos, para que los gobiernos locales y el Estado mexicano dejen de ser cómplices del horror y actúen en consecuencia.

SJ/MEL







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.