cimacnoticias
lunes 8 de agosto de 2005
búsqueda de noticias
página principal
noticias por día
noticias por tema
       
Van 30 asesinadas en lo que va del año
Restan importancia al feminicidio en Sinaloa

Tere Guerra Cimac | Culiacán

Con motivo del incremento de los asesinatos de mujeres en el estado, se ha abierto un debate sobre la caracterización de estas muertes. Por parte de la Procuraduría del estado, de algunos voceros gubernamentales, y hasta de la diputada Diva Hadamira Gastélum, presidenta de la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados, se señala que los homicidios de mujeres en Sinaloa no son feminicidio, sino simples asesinatos de mujeres relacionadas con actividades delictivas.

El debate se da entre las autoridades y organizaciones de la sociedad civil, y en realidad no es teórico, lo que algunos buscan es restarle importancia al problema de los crímenes de mujeres y de la violación sistemática de sus derechos, y presentar a la víctimas (es decir a las mujeres) como las causantes de su propia desgracia.

Esto, por cierto, no es novedoso en la Procuraduría del estado, porque en esa instancia es frecuente que al presentar estadísticas sobre homicidios, o al informar sobre un asesinato, se agregue un historial delictivo de las víctimas, tratando de explicar las razones de la privación de esa vida y restarle importancia al suceso. Lo que sorprende es que la diputada presidenta de la Comisión de Equidad y Género, siendo activista por el esclarecimiento de las muertas de Ciudad Juárez, no haga lo mismo por las mujeres asesinadas en su entidad, y que por el contrario se sume a las voces que buscan restarle gravedad a los hechos.

Treinta asesinadas en lo que va del año no es una cifra menor, sobre todo considerando que a la fecha van más muertas que las que se tuvieron en todo el 2004. En siete meses se han acumulado más asesinatos de mujeres que los años anteriores, sobresaliendo los municipios de Culiacán, Navolato, y recientemente Sinaloa de Leyva, como los que acumulan más víctimas, concentrándose en estas tres localidades el 75 por ciento de las mujeres asesinadas.

Según las estadísticas proporcionadas por Beatriz Rodríguez , titular del Consejo Estatal Para la Prevención y Atención de la Violencia Intrafamiliar (CEPAVI), el 36.6 por ciento fueron asesinadas en su casa; el 23.3 por ciento en autos, y en lotes, drenes o canales el 33.3 por ciento restante, utilizándose armas de fuego en el 66.7 por ciento de los casos; arma blanca en el 16.6 por ciento, golpes en el 10 por ciento, y en el 6.7 por ciento asfixia o estrangulamiento. Es de preocupar que se trate de jóvenes, ya que el 43.3 por ciento de los casos eran mujeres con edades de 10 a los 29 años, y algunas de ellas se encontraran embarazadas o fueron asesinadas teniendo a un lado a sus hijos menores.

Según CEPAVI, de los 30 casos, sólo el 13.3 por ciento no pueden ser considerados feminicidio, mientras que el 46.6 por ciento es típicamente feminicidio, en el 6.7 por ciento se sospecha de feminicidio, y en el 10 por ciento no se ha determinado aún la causa. El 29 por ciento fueron victimadas por sus parejas, el 9.7 por ciento por el novio o ex novio y el 16.3 por ciento por otros familiares o conocidos, ignorándose en el 32.2 por ciento de los casos quiénes fueron los homicidas, mientras que sólo el 12.9 por ciento eran desconocidos de las víctimas.

Las mismas estadísticas y las formas como acontecieron las muertes refleja que por más que se quiera ocultar estamos ante casos de feminicidio en Sinaloa, porque se trata de homicidios que, en algunos casos, tienen como antecedente una relación de dominio, de fuerza y violación reiterada de los derechos humanos de las mujeres, teniendo no sólo como común denominador el género, sino la circunstancia de que fueron sacrificadas con crueldad.

05/TG/GM


cimacnoticias





       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation,
Fundación Friedrich Ebert, Fundación Heinrich Böll,
The William and Flora Hewlett Foundation.