cimacnoticias
lunes 17 de enero de 2005
búsqueda de noticias
página principal
noticias por día
noticias por tema
       
Más Textos
 

Demógrafos en búsqueda de soluciones
Desequilibrio entre géneros en China

Roger Maldonado, enviado cimac | China


Desde 1982, se estableció en China la política de “un-sólo-niño”; fue una medida audaz que el gobierno diseñó para controlar la explosión demográfica. Sin embargo, los niños sin permiso se convirtieron en cosa prohibida y su número es severamente controlado por el Estado.  

Desde seis hasta diez o doce mil yuanes de multa por cada niño sin permiso, algo que la gente pobre simplemente no puede pagar y de no hacerlo podría terminar en la cárcel. Aún así, la gente, sobre todo en el campo, se arriesgan a tener a otro niño, buscando un varón para preservar el nombre de la familia.

Tener hijos varones más que mujeres ha causado un desequilibrio entre los géneros y sucede en casi toda Asia, tanto en India como en Corea del Sur y Taiwan. En China se desarrolló otra forma para la gente ordinaria de tener al varón en la familia, sin pasar por las cuantiosas multas de los niños sin permiso.

Cuando la mujer queda embarazada, la pareja espera hasta la semana 24 de gestación para hacerle a la mujer un ultrasonido, si el feto es varón este continua; pero si es niña en muchos casos puede entonces terminarse. La gente espera hasta estar segura por el ultrasonido ya que en las primeras semanas el sexo del feto es incierto.

Las normas del Ministerio de Salud en China permiten el aborto hasta las 24 semanas; sin embargo, las políticas de la planeación familiar de “un-sólo-niño”, siguen causando cada día serios problemas sociales.

Las estadísticas actuales muestran que en China por cada 117 varones hay cien niñas, este desequilibrio lleva a los hombres chinos a no encontrar pareja para casarse, y al mismo tiempo favorece el tráfico de mujeres y el lucro a través del sexo.

El Presidente Hu Jintao ordenó a los demógrafos chinos, en marzo pasado, buscar nuevas soluciones para las políticas estatales. Después de investigar entre las organizaciones internacionales esas nuevas aportaciones, incluyendo a las Naciones Unidas, llegaron a la conclusión que un primer paso sería controlar de una forma más radical la situación del aborto.

La primera medida será el poner un límite hasta cuando es permitido el aborto. Desde el 1 de enero, se inició en la ciudad de Guiyang, capital de la Provincia de Guizhou un plan piloto de control de abortos.

Hasta hoy, en el resto de China, no hay tiempo límite para un aborto, es común hacerlo después de las 24 semanas y hay doctores que lo hacen después, con considerable riesgo para las mujeres.

Desde el 1 de enero en la ciudad de Guiyang sólo se pueden realizar abortos hasta las 14 semanas de embarazo, por ahora no hay tiempo límite para este plan, pero de ser exitoso será aplicado en toda China.

Hay algunas excepciones, el aborto se podrá realizar después de ese tiempo si el esposo ha fallecido, si la pareja se ha divorciado o si los estudios clínicos muestran que el feto tiene malformaciones genéticas o enfermedades. Cualquier doctor o administrador que viole estas reglas tendrá una multa que equivale hasta seis veces su salario.

Según declaraciones hechas a Jonathan Watts, del periódico The Guardian de Londres por Luo Zhuyun, alcalde de Guiyan, “estas nuevas reglas eran necesarias ya que el balance entre géneros es de hasta 147 niños por 100 niñas, entre parejas que buscan tener el segundo o tercer hijo.”

Aunque en algunas Provincias esto es permitido, no lo es ahora en las ciudades más ricas del país en donde se cumple fielmente la política de “un-solo-niño”. Esta situación en Guiyang afecta severamente la población de la ciudad y la planificación familiar, también el uso de recursos y de un desarrollo sustentable. “No hay tiempo que perder.”

Las organizaciones internacionales han dado cierto apoyo a estas nuevas medidas del gobierno de China. En ellas se reduce el riesgo para las madres, ya que es hasta diez veces menor si se hace en el primer trimestre en vez del tercero.

Aún quedan dudas sobre el programa de “un-sólo-niño”, debido a las grandes multas a los ciudadanos y si usted piensa que hay muchos chinos, aumente otros cien millones de niños ilegales que viven en este país.

2005/YS/SJ

cimacnoticias





       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partners of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.